Saltear al contenido principal

Entrevista a César Álvarez sobre los créditos de carbono en la Revista Campo


El director del programa de créditos de carbono de Oleokelsa, César Álvarez, ha sido entrevistado en la publicación especializada Campo. En la charla ha podido explicar en qué consiste el interesante proyecto que dirige.

Lee la entrevista completa:

Con casi tres décadas de experiencia en agricultura, César Álvarez es una voz que hay que tener muy en cuenta para analizar nuevas formas de negocio, como la generación de créditos de carbono voluntarios y certificados. Su compañía, Oleokelsa, posee la exclusiva para contratar en Castilla y León por parte de eAgronom

Nacido en Vallejera, en la comarca burgalesa de Odra-Pisuerga, César Álvarez lleva cerca de 30 años vinculado profesionalmente a la agricultura de Castilla y León. Son casi tres décadas en las que ha visto evolucionar las prácticas agrarias, la maquinaria, el marco normativo e incluso el comportamiento del clima. En todos esos cambios ha sido espectador, pero en ocasiones también protagonista, como en el caso de los créditos de carbono voluntarios y certificados, que “abren una nueva vía a la rentabilidad de las explotaciones”.

-¿En qué consisten los créditos de carbono?

-Por explicarlo de forma gráfica, un crédito de carbono equivale al secuestro de una tonelada de CO2 eq. Los créditos de carbono voluntarios certificados, que son los que emite la compañía eAgronom, son generados en función del carbono secuestrado en el suelo con ayuda de las buenas prácticas de la agricultura de conservación.

-¿Qué papel le corresponde a Oleokelsa?

-Oleokelsa tiene la contratación exclusiva de los créditos de carbono en Castilla y León por parte de eAgronom, si bien con opción para contratar en el resto de España y Portugal. Estos créditos son certificados por una empresa externa de reconocido prestigio (Verra en el caso de eAgronom), lo que les proporciona un mayor valor económico y una mayor fiabilidad.

-¿Por qué eAgronom contactó con Oleokelsa para este proyecto?

-Oleokelsa lleva muchos años trabajando en Castilla y León, gracias a lo cual dispone de un conocimiento muy preciso de la agricultura de la comunidad. También cuenta con una cartera de clientes muy amplia, y con un importante grado de complicidad con el responsable de eAgronom, José Alfonso Mantas.

eAgronom es una empresa nacida en Estonia, que tiene amplia experiencia trabajando con los créditos de carbono en el este de Europa. En diciembre de 2022 se instaló en la península ibérica como eAgronom Iberia y en marzo de este año firmamos el contrato de exclusividad para la comercialización en Castilla y León.

Ahí empezó la labor para adaptar el trabajo de eAgronom a la realidad agraria de la comunidad. Dentro de ese trabajo es como se estableció ese mínimo de 80 hectáreas de cultivos herbáceos y de 50 en leñosos.

-¿Y cómo es el proceso para vender esos créditos?

-Una vez que se han generado créditos de carbono, y después de ser certificados por Verra, el agricultor decide si autoriza su venta a través de eAgronom, que los comercializa junto con South Pole, la mayor comercializadora mundial de este tipo de producto.

En este segundo caso eAgronom garantiza un precio mínimo de 30 euros por crédito. El precio actual de mercado se encuentra en una horquilla de 35-45 euros por crédito, con una clara tendencia al alza.

-¿Cómo está siendo la reacción del agricultor?

-España es el segundo país de Europa con mayores compras de créditos de carbono y eAgronom tiene firmadas 68.000 hectáreas a nivel nacional, de las cuales 9.500 están en Castilla y León. Son cifras muy estimables, teniendo en cuenta que llevamos menos de un año trabajando en este proyecto. Como todas las novedades, los créditos de carbono han generado interés entre los agricultores, que quieren mejorar sus ingresos y que además están preocupados por cumplir los requerimientos de la PAC. En ambas cuestiones nosotros estamos para ayudarles.

-¿Por qué?

-Cada vez más, el agricultor se ve en la obligación de adaptarse a la PAC, en la que se refleja que deberá ser neutro en sus emisiones de CO2 para 2026. A partir de ese año, deberá fijar más CO2 del que emita. De este modo, el productor tiene en su mano obtener unos ingresos extra mediante el programa de créditos de carbono, pero también algo quizá más importante: el poder demostrar que trabaja de conformidad con la norma en relación con el CO2.

-¿Qué pasos debe dar el agricultor que desee participar?

-En primer lugar, debe ponerse en contacto con nosotros, para poder conocer las características de su explotación. Si ambas partes nos ponemos de acuerdo, firmaremos el contrato ahora, dentro de 2023, de modo que ya aplicaría las nuevas prácticas agrarias en la campaña 2024. Ya en 2025 tendría los primeros créditos de carbono disponibles para su venta. Y sin perder de vista que ya habría hecho los ‘deberes’ de conformidad con la PAC de 2026.

-¿A qué se compromete quien trabaje con ustedes?

-eAgronom que ofrece al agricultor un contrato por diez años, seis de ellos de obligado cumplimiento y renovable de mutuo acuerdo. El agricultor se compromete a realizar determinadas labores acordes con la fijación de carbono al suelo, como mínimo laboreo, siembra directa, incorporación de restos de cosecha o siembra de calles en cultivos leñosos.

-¿Puede participar cualquier agricultor?

-Puede participar en el programa cualquier agricultor que disponga de un mínimo de 80 hectáreas de tierra arable en SigPac. Con esas labores el agricultor podrá generar, a partir del segundo año, entre 1 y 3 créditos por hectárea y año en cultivos herbáceos. Por ejemplo, quien pase de laboreo tradicional a siembra directa dejando la paja en el suelo estará más cerca de los tres créditos por hectárea. Pero si el agricultor pasa del sistema tradicional al mínimo laboreo y retira la paja, estará cerca de un crédito por hectárea. O, por ejemplo, estará más cerca de esos tres créditos por hectárea quien aporte abono orgánico en vez de un fertilizante de síntesis. En leñosos se pueden fijar entre 3 y 5 créditos, también por hectárea y año.

-¿Quién controla el cumplimiento de esos compromisos?

-Para eso nos vamos a apoyar en las nuevas tecnologías, de modo que las fincas que participan en el programa estarán controladas por teledetección.

Volver arriba